Bidfood aterrizó en el mes de abril en España tras la compra de Guzmán Gastronomía, empresa dedicada a la comercialización de frutas y verduras frescas, artículos gourmet, alimentos congelados y elaboración de productos de cuarta gama. Con esta adquisición, la firma sudafricana cumplía con su objetivo de expandir su presencia en geografías que presentan un crecimiento importante en el consumo de alimentación fuera del hogar como es la Península Ibérica. Ahora, la compañía consolida este objetivo con la compra de Sáenz Horeca, empresa cárnica con más de 30 años dedicada al despiece, manipulación, transformación, almacenamiento, venta y distribución de sus productos a clientes que pertenecen al canal Horeca.

La firma cárnica se une a Bidfood, una empresa con una facturación que se aproxima a los 9.600 millones de euros y que incluye a otros referentes históricos del foodservice mundial como 3663 en Reino Unido o DeliXL en Holanda.

Estas empresas asientan su modelo de negocio en unos pilares fundamentales que, según indican desde Bidfood, son "el suministro de productos excelentes, una experiencia inigualable en la distribución de fresco, excelencia en el servicio, proximidad con el cliente e innovación constante tanto en producto como en tecnología y procesos". Con estos niveles de exigencia, la firma busca "transformar de manera disruptiva la distribución de la restauración en línea con las necesidades de la cocina actual".

La apuesta de Bidfood por ampliar su presencia en la Península Ibérica le ha llevado a adquirir también Frustock, una firma portuguesa especializada en la distribución de frutas y verduras frescas a restauración.