Biscuit International, especialista en el mercado de galletas dulces de marca privada y propietario de Poult en Francia, Banketgroep en los Países Bajos, A&W en Alemania y NFF en el Reino Unido, ha adquirido Arluy, el quinto mayor productor y distribuidor de galletas dulces de España.

Fundada en 1988, Arluy es una empresa familiar con sede en La Rioja que ha experimentado un fuerte crecimiento durante los últimos años. La empresa facturó más de 40 millones de euros en el ejercicio 2017. Como otras empresas del grupo Biscuit International, Arluy suministra galletas de sus marcas y de las marcas privadas de sus clientes, entre los que destacan grandes cadenas de establecimientos comerciales, que suponen el 70% de las ventas.

La adquisición de Arluy supone un nuevo paso en la estrategia de desarrollo de Biscuit International, que consiste en ampliar su oferta de productos y su presencia geográfica a través del crecimiento externo y orgánico. El anuncio de esta adquisición se produce después de las adquisiciones de A&W Feinbackwaren en Alemania y NFF en el Reino Unido.

Con esta nueva operación, Biscuit International refuerza su posición como actor destacado en el mercado europeo de galletas dulces de marca privada y desembarca con fuerza en España. Después de esta operación, las ventas de Biscuit International representarán más del 10% del mercado europeo de galletas dulces de marca privada y España se convertirá en el cuarto mayor mercado después de Francia, los Países Bajos y Alemania.

Biscuit International espera poder capitalizar la gama de productos de Arluy, las capacidades de producción de la empresa, sus alianzas con importantes distribuidores en la Península Ibérica y la experiencia de su equipo directivo para aprovechar oportunidades de crecimiento en el mercado español de galletas dulces, que tiene un valor estimado de más de 900 millones de euros, según IRI, y crece a un ritmo del 3% anual.

La adquisición de Arluy también permitirá a Biscuit International explotar oportunidades de venta cruzada, por un lado, ofreciendo los productos de marca privada y marca nacional de Arluy a sus clientes europeos y, por otro, ofreciendo su gama actual de productos a los distribuidores de ámbito local y nacional en España, para así reforzar su alianza con ellos.

Tras esta operación, que cuenta con el apoyo de los accionistas y la dirección de la compañía, el presidente y cofundador de Arluy, Arturo San Juan, seguirá involucrado en el desarrollo y la gestión comercial del negocio junto con Guillermo Flores, exconsejero delegado de United Coffee, quien asumirá las funciones de director general de Arluy. Arturo San Juan reinvertirá en el capital de Biscuit International.

Giampaolo Schiratti, consejero delegado de Biscuit International, ha señalado que "el mercado español de galletas dulces plantea una oportunidad real de crecimiento para Biscuit International. Arluy tiene una dilatada experiencia en la fabricación y distribución de galletas dulces en España y la compañía es un complemento excelente para nuestro Grupo desde el punto de vista geográfico y de las líneas de productos. Esta adquisición refuerza la posición de Biscuit International como uno de los grandes fabricantes europeos de galletas dulces de marca privada de Europa y desarrolla nuestras alianzas con nuestros grandes clientes europeos y españoles".

Por su parte, Arturo San Juan, director general, principal accionista y cofundador de Arluy, ha declarado que "la adquisición de Arluy por parte de Biscuit International es una gran noticia para la compañía. Permitirá a nuestro negocio familiar crecer en Europa, donde apreciamos importantes oportunidades de crecimiento en el sector de las galletas dulces. Biscuit International es un actor de primer orden en este mercado y estoy convencido de que su proyecto para Arluy también reforzará nuestra presencia en España mediante el desarrollo de las alianzas con nuestros principales clientes. Estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido en Arluy y, gracias al gran trabajo de todos nuestros empleados durante los últimos treinta años, hemos creado un negocio sostenible y sólido con un gran futuro de la mano de Biscuit International".