Carrefour quiere marcar la diferencia en el sector de la movilidad con el desarrollo de un proyecto innovador y sostenible para revolucionar el reparto de entregas urbanas. El sistema, pionero en la distribución, se basa en la utilización de un vehículo, denominado "Scoobic Light". Este innovador sistema de reparto utiliza tecnología CAN bus (Controller Area Network), que permite gestionar la comunicación entre múltiples CPUs (unidades centrales de proceso). Es 100% eléctrico, tiene una autonomía de 8 horas y puede repostar en un minuto. Desde la empresa se destaca que "con su uso se contribuye a limpiar las ciudades de atascos, humos y ruidos".

Al estar homologado como una scooter, se puede aparcar en las zonas para motos y cuenta con un sistema extraíble, que permite realizar la carga y descargar de una manera ágil. Además, es un transporte eficiente ya que puede llevar un volumen de 1.400 litros de carga. La "Scoobic Light" es un transporte más seguro ya que por su diseño la carga no se inclina en las curvas, tiene avisador acústico, cubre ruedas y paragolpes protector de personas, incluye señal de alarma S.O.S, Sistema Avanzado de Asistencia a la Conducción.

La utilización de este medio de transporte por parte de Carrefour, se enmarca dentro de la apuesta de la cadena por la reducción del impacto medioambiental y el impulso y defensa del desarrollo sostenible en todas sus actividades. La empresa de distribución, ya utiliza megacamiones para reducir el número de rutas y camiones impulsados por gas para complementar estas medidas de reducción de emisiones contaminantes.