Castillo de Canena presenta aceite de oliva extra virgen "Arbequina & Harissa". Para su elaboración, la compañía ha creado una receta propia, original de la salsa Harissa (compuesta por pimiento rojo seco, cayena, ajo, cilantro y alcaravea) que infusiona en sus mejores aceites de oliva extra vírgenes arbequinos. "Hemos investigado en profundidad el mundo de la Harissa, y la tradición y usos de los diferentes picantes asociados a la cultura Mediterránea. Así, hemos elaborado una variación -especial y única- de este condimento, que maximiza, desde un punto de vista sensorial, el frutado y la percepción herbácea del aceite arbequino virgen extra, generando un picor y frescor en boca excepcionales", ha afirmado Francisco Vañó, director general de Castillo de Canena.

"Arbequina & Harissa" destaca por su fluidez, equilibrio y frescor. De este modo, presenta en primer plano los aromas tostados y pungentes de la cayena, seguidos por las otras especias, donde se identifican perfectamente en el retrogusto cada una de ellas: ajo, cilantro y alcaravea. A esto, se le suma una combinación ponderada e intensificada con los aromas frutales y verdes del zumo de la aceituna arbequina fresca.

La Harissa –que proviene del verbo árabe harasa, que significa "golpear" o "romper en pedazos"- es la piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. En la actualidad, su creciente popularidad en Europa y Asia ha convertido a este condimento en un producto clave para dar sabor y exotismo a cualquier plato. "En la región del Magreb, junto al Mediterráneo, conviven hileras de olivos nudosos, viñedos y campos de melones y tomates, destacando entre todos las plantaciones de pimientos. Siguiendo esta tradición, hemos querido desarrollar un producto único que tiene cientos de usos, y que agrega profundidad y punjente complejidad a cualquier plato", ha explicado Rosa Vañó, directora Comercial y de Marketing de Castillo de Canena.

En Estados Unidos, la Harissa está ganando popularidad rápidamente como un condimento original, exótico y sabroso, siendo un ingrediente potente que amplifica el sabor de cualquier plato. Recomendado como aderezo para mayonesas, tartares, ceviches, pescados a la parrilla, salpicones de marisco, cuscús, tajines, patatas bravas, vinagretas, guisos, entre otros. En Estados Unidos destaca su uso en barbacoas, hamburguesas, alitas de pollo, sándwiches, patatas y maíz asados, etc.

"Para un producto tan especial, hemos querido resaltar su exotismo también en el diseño de la botella. Por eso, es la primera vez que ponemos un sleeve o etiqueta que rodea completamente la botella, creando un dibujo que recuerda a los azulejos del mundo árabe en color rojo y naranja; evocando también así la pigmentación del aceite y de la propia Harissa", ha señalado Rosa Vañó.