Dulcesol Black lanza el "Angel Cake" un pastelito elaborado con una tecnología 3D. Su bizcocho multicapa reúne en un "bocado angelical" una combinación de sabores –vainilla, nata, leche y fresa- y colores.

Creado a través de un novedoso sistema, empleando la tecnología tridimensional, inventado y patentado en Europa por el Grupo Dulcesol, es el primer pastelito 3D que se lanza en España, según se indica desde la empresa. Dulcesol ha recuperado, dándole su toque propio y reconocible, la tradicional receta inglesa. Un esponjoso bizcocho que se caracteriza por tener varias capas y presentar diversos colores. 

La línea Dulcesol Black completa con este lanzamiento su abanico de versiones de bocados de carácter internacional. Se trata de "Tiramisú", "Red Velvet", "Cheesecake", "Lemon Cake", "Truffle" y "Halzenut", a los que ahora se une "Angel Cake".

Son un total de ocho pequeñas propuestas con el packaging distintivo, en negro, de la familia Black. Cada una de representa el éxito de la enseña en su rescate y actualización de postres clásicos, entre los que se incluyen algunos de los más apreciados y reconocidos en el mundo. "Angel Cake", al igual que el resto de recetas de diferentes procedencias que forman la colección, se adquiere en packs de cinco unidades. Así es más fácil compartirlas en un descanso del trabajo o para reponer fuerzas a media tarde o simplemente con un café.

El nuevo pastelito llega a la familia de la mano de otra novedad: el muffin de cereales y semillas que se suma así a las dos versiones existentes hasta ahora: natural salpicado de pepitas de chocolate y al cacao. Todos ellos están inspirados en los conocidos muffins de origen británico y se elaboran según la receta tradicional, empleando los mejores ingredientes - harina de trigo, aceite de girasol, azúcar, huevo…-.