Más de 100 años después de su nacimiento, la cerveza El Águila despierta ahora con una imagen renovada y una receta inspirada en sus orígenes. Después de lanzar al mercado su Lager Especial, El Águila da un paso más, elaborando en Madrid la primera cerveza especial sin filtrar que una gran cervecera lanza al mercado.

"Estamos muy orgullosos y emocionados de volver a dar vida a una marca tan emblemática como El Águila, y de presentarla precisamente aquí, en el lugar donde emprendió su vuelo en 1900", según afirmaba Marta García, directora de Marketing de Heineken España, en el evento celebrado en la fábrica original de Cervezas El Águila ubicada en el madrileño barrio de Delicias, hoy sede de la Biblioteca Regional Joaquín Leguina, el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid y la sala de exposiciones El Águila.

Durante el evento, Marta García anunció la llegada de la nueva variedad, El Águila Especial Sin Filtrar. "Es una innovación de la que estamos muy orgullosos, porque es sin duda una propuesta diferencial en el mercado cervecero español", aseguró la responsable de Marketing.

Nacida en el madrileño barrio de Delicias a principios del siglo XX, fruto del espíritu emprendedor y bohemio de su fundador, El Águila llegó a ser una de las cervezas más conocidas, vendidas y queridas, contribuyendo de manera importante al auge de la cerveza en España

Con esta apuesta de Heineken para El Águila, la marca recupera los métodos tradicionales de elaboración de cerveza de principios de siglo XX, cuando las cervezas no se filtraban o los procesos de filtrado eran mínimos. "El Águila Especial Sin Filtrar mantiene la misma receta que nuestra Lager Especial, una cerveza muy fácil de beber y con un sabor característico, que combina intensidad de la malta caramelizada con la frescura de una mezcla de lúpulos. La diferencia es que eliminamos el proceso de filtración, manteniendo así toda la levadura dentro de la cerveza. El resultado es que puedes disfrutar de la cerveza como recién salida del tanque de fermentación", ha afirmado José Miguel González Campo Guijarro, maestro cervecero madrileño creador de la nueva receta de El Águila.

Para disfrutar mejor de toda la intensidad de esta cerveza, hay que tener un cuidado especial y darle la vuelta a la botella – sin agitarla- antes de servirla, y en el caso del barril, moverlo ligeramente cada día. "De esa manera despertamos a la levadura presente dentro de la cerveza, testimonio de su carácter puro, sin filtro. De esta forma, podemos apreciar toda la suavidad en boca de esta gran cerveza, que gracias a su proceso de elaboración y a su ritual a la hora de servirla, tiene un gran cuerpo y frescor", según Gonzalez.

El resultado de este proceso de elaboración es una lager especial de 5,5% de alcohol en volumen, naturalmente turbia y con cuerpo, potenciado por la ausencia de filtración de la cerveza y por la utilización de la técnica de lupulado denominada late hopping, que consiste en añadir lúpulo al final del proceso de cocción. Un método que intensifica el aroma del lúpulo Lemondrop utilizado en la receta y que le aporta frescor a la cerveza.

La propuesta de El Águila Especial Sin Filtrar también se refleja en su icónica botella, inspirada en las empleadas a principio del siglo XX. Estará disponible en botellas de 33cl y lata de 33cl próximamente en canal de alimentación. En hostelería, El Águila Especial Sin Filtrar se podrá encontrar en barril y en botella de 33cl.