Un grupo de franquiciados de Telepizza prepara una demanda penal contra los ajustes acometidos para dejar guapa a la empresa de cara a atraer inversores, según informa el digital Crónica Global. Las tiendas afiliadas denuncian que la compañía, que vuelve a salir a bolsa diez años después, les ha atornillado para limpiar las cuentas, apunta el artículo.

"Las quejas se centran en cuatro aspectos. Uno, en el cambio del sistema de pago. Dos, en el aumento de intereses de pago. Tres, en el aumento de valoraciones de los locales para su venta y cuatro, en la --supuesta-- irresponsabilidad de la empresa con las cargas laborales: en otras palabras, Telepizza estaría obligando a los nuevos franquiciados a asumir las obligaciones con el personal", informan fuentes conocedoras de las negociaciones.

Crónica Global ha preguntado a un portavoz de la empresa sobre los supuestos agravios. La compañía responde que "no tiene constancia alguna" de la supuesta querella en ciernes. "No ha habido cambio contractual alguno que la motive", abunda el mismo vocero.

Consultado sobre la cuestión, un analista bursátil de la consultora XTB ha valorado la dureza de los ajustes pre OPV en la marca de alimentación. "En el 99% de los casos en los que una empresa lanza una oferta pública de venta, hay tensiones internas. El consejo quiere maquillar la compañía de cara a captar inversores y ello tiene dos vías: aumento de ventas o recorte de costes", explica el bróker Borja Rubio.