Mahou San Miguel ha destinado en los últimos diez años 270 millones de euros para modernizar sus centros de elaboración de cerveza y manantiales y plantas de envasado de agua mineral repartidos por toda la geografía nacional. Este esfuerzo inversor tiene como principal objetivo "maximizar la eficiencia de sus instalaciones y garantizar su óptimo comportamiento ambiental, y seguir siendo así referentes en el sector en innovación, sostenibilidad y excelencia industrial", explican desde la compañía.

Concretamente en 2017, la inversión ascendió a más de 30 millones de euros, de los que 28,2 millones se dirigieron a la implantación de mejoras en los centros de producción de cerveza ubicados en Alovera (Guadalajara), Lleida, Málaga, Burgos, Candelaria (Tenerife), Córdoba y Granada. Asimismo, Mahou San Miguel destinó los más de 2 millones de euros restantes a sus manantiales de agua mineral ubicados en Beteta, Cuenca (Solán de Cabras y Fuente del Arca), y al localizado en Los Villares (Jaén). En total, realizó 261 proyectos distintos en de inversión en sus centros durante el pasado ejercicio.

"En Mahou San Miguel tenemos un compromiso continuo para garantizar que nuestras plantas sean un referente en materia de innovación, sostenibilidad y excelencia industrial, contribuyendo, además, al desarrollo económico y social de las comunidades en las que operamos", explica Nicolás Castrejón, Director Industrial de Mahou San Miguel. Y añade que "por ello, dotamos a nuestros centros de las mejores prestaciones en aseguramiento y mejora de la calidad y máxima flexibilidad y fiabilidad operativa, siempre sobre la base de un equipo de profesionales comprometido y lleno de talento, que contribuye con su trabajo diario a que continuemos siendo líderes en el sector".

A la vez que su producción ha aumentado un 58% desde el año 2000, la compañía ha reducido su consumo unitario de agua en un 41% gracias a la constante optimización tanto de los equipos, como de los procesos.

Esta eficiencia se encuentra, igualmente, en el rendimiento energético de la compañía, un área en el que Mahou San Miguel ha logrado reducir su consumo unitario en un 50%. Además, el 100% de la energía eléctrica consumida en los centros de producción y sedes españolas de la cervecera ya procede de fuentes renovables.

Por otro lado, sus emisiones de CO2 han experimentado un descenso del 52% en el mismo periodo y ya ha conseguido tener residuo cero en todos sus centros.

Respecto al empleo, Mahou San Miguel creó trabajo directo en 11 comunidades autónomas, con siete centros de producción, tres manantiales de agua con sus correspondientes plantas de envasado, dos sedes corporativas y 15 delegaciones comerciales en nuestro país. En 2017, incorporó a 235 profesionales a su plantilla, formada por 3.200 personas.

Por otro lado, la cervecera mantiene un firme compromiso con el desarrollo de la hostelería, a la que destinó 69 millones de euros en 2017 para apoyar a los hosteleros en el impulso de sus negocios. Asimismo, también dirigió 780 millones de euros a compras a proveedores.

Además, el pasado año Mahou San Miguel también destinó 28 millones de euros para apoyar la moda, el arte, la cultura, la música y el deporte. A estas iniciativas hay que sumar la puesta en marcha del Marco Estratégico de Sostenibilidad "Somos 2020", un plan a tres años vista con el que la cervecera quiere ser un referente activo en esta materia en el sector de Gran Consumo y al que se destinarán más de 30 millones de euros.