Rodilla ha anunciado un incremento del 12,5% en su facturación con respecto a 2014, alcanzando los 92 millones de euros. El importe de ventas comparables anuales totales ha aumentado un 9,4%, mientras que también se ha producido un incremento en el tráfico de clientes (6,5%) y en el ticket medio de compra (2,7%). Asimismo, la fuerza laboral del Grupo se ha incrementado un 10% en 2015, llegando a los 1.900 empleados en sus tres marcas (Rodilla, Café de Indias y Café Jamaica).

En cuanto a categoría de productos, el sándwich frío sigue siendo el reclamo principal registrando unas ventas de casi 22 millones durante 2015. El más popular ha sido el de ensaladilla, alcanzando la cifra de 3,3 millones de unidades vendidas. Destaca el aumento en ventas de otros productos como las focaccias ( 49,19%), las ensaladas ( 37,82%), los sándwiches calientes ( 18,19%) o los desayunos ( 10,71%).

Las claves de este crecimiento de la compañía han sido varios: la consolidación del proyecto de renovación de imagen de la marca que se inició a comienzos de 2012 de la mano de Damm y en el que se ha invertido 5 millones de euros; la expansión geográfica de la compañía por España. En 2015 se han abierto 18 nuevos locales, destacando la entrada en Barcelona (con 5 establecimientos), Zaragoza y Marbella, entre otros. Rodilla cuenta en la actualidad con más de 100 locales por todo el país, siendo un 40% propios, mientras que el resto se encuentran en régimen de franquicia. También ha sido un factor de éxito de la compañía la orientación hacia un público más joven.

María Carceller, CEO de Grupo Rodilla, señala: "Sin duda, 2015 ha sido un año muy positivo para la compañía, demostrando el acierto de la nueva estrategia que iniciamos en 2012 en plena crisis. De cara a este año, seguiremos apostando por los valores que nos diferencian: ofrecer productos únicos artesanos y recién hechos cada día; orientación total al cliente para cumplir con todas sus expectativas y una firme apuesta el talento y el empleo interno". Para María Carceller, hay que estar preparados para los retos que plantea el sector en 2016, con un consumidor más exigente, informado y customizado. "Tenemos que conocer y adelantarnos a sus necesidades. No sólo ofreciendo un precio competitivo, sino con una propuesta integral de valor añadido: una experiencia de consumo única en tienda, un producto de mayor calidad y saludable, un trato en el que le otorguemos "voz y voto" en el negocio y un servicio impecable".