AMDPress.- El año 2002 comienza con la aplicación de las nuevas normas de etiquetado de la carne de vacuno que, según establece la legislación europea, deberá incorporar a la información que ya se está dando, datos sobre el lugar de engorde, sacrificio y despiece así como el lugar preciso de nacimiento y cría del animal. Franz Fischler, comisario europeo para la Agricultura y el Desarrollo Rural, ha señalado que "la nueva normativa supone un paso muy importante en la consecución final de la trazabilidad total del cabaña bovina europea, que además contribuirá a restablecer la confianza del consumidor en la carne de vacuno, seriamente mermada a raíz de la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB)".

Además, en el caso de productos como la carne picada, la etiqueta deberá especificar el código de trazabilidad, el estado miembro de sacrificio del animal, el estado miembro de preparación, y el estado o estados miembros de origen si son distintos del de preparación de la carne. Finalmente, y siempre que lo permitan las autoridades competentes, los operadores podrán ampliar aún más la información, especificando por ejemplo la categoría de la carne.