Anierac, asociación nacional de envasadores y refinados de aceites comestibles, cerró agosto totalizando unas salidas de 55,8 millones de litros. El conjunto de las categorías comerciales de aceite de oliva alcanza una cifra de 24,8 millones de litros, 1,1 millones de litros fueron de orujo de oliva y el resto, casi 30 millones de litros, de aceites refinados de semillas. 

En el mes de agosto las salidas de virgen extra y suave han alcanzado cifras de 9,85 millones de litros y 9,42 millones de litros, respectivamente. Las salidas del intenso se situaron en 3,89 millones de litros y del virgen se pusieron en el mercado 1,67 millones de litros. El acumulado asciende a un 6,29% más de los que salieron en el mismo período de 2018. 

Por lo que respecta al aceite de orujo de oliva en agosto, se han puesto en el mercado 1,1 millones de litros que llevan el acumulado anual a 9,42 millones de litros frente a los 10,25 millones de litros que se vendieron en las mismas fechas de 2018. A falta de un mes para que finalice la campaña 18/19, las salidas de aceites de oliva ascienden a 296 millones de litros, 24 millones de litros más de los que salieron en la campaña anterior, esto es un aumento del 8%. 

En el grupo de otros aceites refinados destacan las ventas del refinado de girasol que en este mes de agosto han ascendido a 25,68 millones de litros. Por delante de las ventas del refinado de semillas con 3,98 millones de litros. El resto corresponden a cantidades mucho menores de soja, maíz, cacahuete, pepita de uva y colza. En estos ocho meses del año 2019 las ventas de los aceites de este grupo ascienden a 237,5 millones de litros, ligeramente inferiores (-0,79%) a las que se hicieron en los seis primeros meses del 2018.