AMDPress.- La compañía aragonesa Bodegas Pirineos, empresa acogida a la Denominación de Origen Somontano, facturó 7,5 millones de euros en 2002, un 6% más que en 2001, aumentando un 14% su volumen de ventas, según fuentes de la bodega.

Además, durante el pasado año se suscribió y desembolsó una ampliación del capital por importe de 2,7 millones de euros, que ha servido para “mejorar y consolidar la situación financiera”, según la propia compañía.

Bodegas Pirineos invirtió 1,548 millones de euros durante 2002, de los que 227.800 euros se destinaron a actividades de I D, 122.560 euros a las aportaciones obligatorias a Capital Social de la Destilería San Valero y el resto en la mejora y acondicionamiento de instalaciones de la industria y en la explotación del viñedo propio. Según la compañía vitivinícola, estas inversiones inciden en el esfuerzo que Bodega Pirineos ha acometido en sus diez años de historia y que ha supuesto un desembolso global de 16,5 millones de euros para mejorar su productividad.

La firma aragonesa logró también el registro de empresa del Sistema de Gestión de Calidad conforme a la nueva norma ISO 9001: 2000.