Aral Digital.- Casa Tarradellas ha cerrado el ejercicio 2009 con una facturación de 580 millones de euros, lo que representa un incremento del 5,65% respecto al año anterior. Por categoría de productos, los platos refrigerados supusieron el 55% de la facturación de 2009 y los elaborados cárnicos el 45% restante. En cuanto al volumen, se produjeron 78.870 toneladas de platos refrigerados y 80.630 de elaborados cárnicos.

“Desde siempre los crecimientos de la marca vienen respaldados por una firme política de innovación y ampliación de la capacidad productiva, como demuestra la puesta en funcionamiento de dos nuevos centros productivos”, afirman fuentes de la compañía. A principios del año 2009, Casa Tarradellas puso en marcha una nueva planta de pizzas en Mas Galí mientras que en octubre se inició la actividad en el nuevo centro de elaboración de productos cárnicos de Olost.