Alberto López, CEO de Dulmatesa Food Group, avanza en la transformación de la empresa que hace 100 años inauguró su abuelo en Puente Genil, con 2 fábricas y un equipo de 400 colaboradores. 

La adquisición de la planta de producción en Navarrés (Valencia) al grupo Siro, es el mayor hito de expansión de Dulmatesa, consolidando al grupo como referente en el mercado español y europeo. “Esto nos ha obligado a ser un equipo cada vez más profesionalizado y totalmente orientados a la excelencia para garantizar la seguridad alimentaria”, según explica Alberto López.

Tras cien años de producción en el obrador que inauguró la generación primera de la familia López en Puente Genil, Dulmatesa ha cerrado su fábrica más antigua y reubicado a toda su plantilla en la nueva planta de la misma localidad, con instalaciones de última generación.

Alberto López: "Queremos que el consumidor no solo disponga de un producto excelente y a un precio asequible, sino que sepa que todo el proceso de su elaboración ha cumplido con exigentes medidas éticas y medioambientales"

Para López, en esta etapa el reto pasa "por aunar nuestros elementos distintivos, la tradición y la constante innovación". No en vano, destaca el CEO, "en este nuevo centro, como en los otros, todas nuestras líneas de producción están automatizadas, y sincronizadas de acuerdo a los procesos de las recetas originales de mi abuelo".

López ha destacado también el compromiso de Dulmatesa no solo con sus trabajadores, sino también con el medioambiente y la seguridad alimentaria. A través del certificado europeo IFS, entre otros, se garantizan aspectos como el control de alérgenos, la trazabilidad o las propias instalaciones.

En esta etapa nueva para Dulmatesa, López adquiere un compromiso global. "Queremos que el consumidor no solo disponga de un producto excelente y a un precio asequible, sino que sepa que todo el proceso de su elaboración ha cumplido con exigentes medidas éticas y medioambientales", concluye.