Aral Digital.- Ebro Foods ha cerrado 2010 con un beneficio neto de 389 millones de euros, que supone un 120,4% más que el año anterior (176,5 millones), mientras que el importe neto de la cifra de negocio se ha situado en 1.702 millones de euros, un 3,6% inferior al de 2009 (1.765 millones), “como consecuencia de la repercusión en los precios finales de la bajada del precio de las materias primas durante el primer semestre del año”, indica el fabricante.

Por su parte, los parámetros operativos han aumentado, de tal forma que el Ebitda o resultado bruto de explotación ha crecido un 11%, hasta alcanzar los 271,5 millones de euros y el Ebit o resultado neto de explotación se ha situado en 213 millones, un 11,7% más que el registrado en el ejercicio anterior.

La inversión en publicidad, de acuerdo con la estrategia de construcción de valor en torno a las marcas, se ha incrementado un 6% respecto al mismo periodo del año precedente hasta alcanzar los 80,4 millones de euros.

Además, después de ingresar 630 millones de euros por la venta de la división láctea a Lactalis, la deuda neta de la compañía ha quedado reducida a 17,6 millones de euros, estando incluidos en esa cifra el abono de los dividendos extraordinarios de abril y julio de 2011 (46 millones), el pago de 47,3 millones de euros de su participación en la ampliación de capital de SOS y el pago a cuenta de 103 millones de impuestos derivados de la plusvalía generada por la venta de Puleva.

En un análisis por líneas de negocio, la división arrocera ha completado una “satisfactoria evolución”, registrando un aumento del 3,1% en el total de la categoría arroz en Norteamérica y un 1,8% en Europa. Pese a la mayor volatilidad en el precio de las materias primas en el último trimestre y al alza generalizada en el precio de las mismas, “la importante reserva de stock mundial de arroz está actuando como válvula de escape frente a puntuales alzas tanto en USA como más recientemente en Europa”. Su cifra de ventas se ha situado en 811,3 millones de euros y el Ebitda ha crecido un 4%, hasta los 123,3 millones.

En el área de pastas, el crecimiento de ventas y cuotas de mercado en Francia y Norteamérica, y la “gran aceptación de los últimos lanzamientos” elevan el Ebitda de la división un 17%, hasta los 160,4 millones de euros. La segunda parte del ejercicio ha estado marcada por un importante repunte de los precios, con lo que la empresa ha trasladado las subidas de precios a sus productos implantándose las mismas, prácticamente en su totalidad, a lo largo del último trimestre. La cifra de ventas se ha situado en 915,8 millones de euros.

Estos resultados “reafirman el éxito de la estrategia llevada a cabo por la compañía, que continúa creciendo a doble dígito por tercer año consecutivo”, indica Ebro Foods. Asimismo, aunque osberva que la marca de distribución “continúa avanzando”, la compañía “ha reforzado sus posiciones de mercado tanto en arroz como en pasta, alcanzando en algunos casos cuotas récord”. En cuanto a operaciones corporativas, Ebro ha procedido a la desinversión del negocio lácteo, el anuncio de adquisición del negocio arrocero de SOS y la oferta de compra de SunRice.