AMDPress.- El grupo alimentario Ebro Puleva registró un beneficio neto de 24,5 millones de euros, un 0,5% más con respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que el resultado ordinario se situó en 38 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 25,3%.

Por otro lado, la cifra de negocio consolidada alcanzó los 476,8 millones de euros en el primer trimestre de 2004, lo que representa un ligero incremento con respecto al mismo periodo de 2003 (476,4 millones de euros). Asimismo, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se incrementó un 12,8%, hasta alcanzar los 57,7 millones de euros, y el beneficio neto de explotación creció un 16,1%, situándose en 45 millones de euros.

La deuda neta consolidada se redujo un 27% en este periodo, al pasar de 509 a 372 millones de euros. Los recursos propios se incrementaron, entre tanto, un 8%, alcanzando los 938 millones de euros a 31 de marzo de 2004. Con ello, el ratio de apalancamiento se situó en el 39%.

No obstante, una vez descontado el efecto del negocio de Chile en las cuentas del grupo, el importe de la cifra de negocio crece un 5,4%, hasta alcanzar los 411,4 millones de euros. El resultado bruto de explotación (51,6 millones de euros) es un 12,2% superior con respecto al primer trimestre de 2003.

Respecto a los resultados por líneas de negocio, todas ellas registraron incrementos en ventas y resultado ordinario. En la división de azúcar, las ventas alcanzaron los 174,3 millones de euros en el primer trimestre de este año, un 7,5% superior a las del mismo periodo de 2003, mientras que el resultado ordinario creció un 1,8%. Por su parte, la división láctea registró un aumento de las ventas del 5%, hasta alcanzar los 124,8 millones de euros, mientras que el resultado ordinario mejoró en un 18,6%. Parte de este crecimiento se atribuye a la separación de la gestión entre Puleva y Lactimilk, llevada a cabo el pasado mes de diciembre.

Con respecto a la división de arroz, las ventas se situaron en 107,2 millones de euros, un 7,4% más que en el primer trimestre de 2003. Estas cifras recogen ya las aportaciones de los nuevos negocios adquiridos durante el pasado ejercicio. También se registró un incremento del 60% en el beneficio ordinario en esta división.

Por último, los resultados de Chile han mejorado respecto a los del pasado ejercicio como consecuencia de la nueva regulación arancelaria en vigor (que ha producido mayor estabilidad en el mercado azucarero chileno), las mejoras operativas y las desinversiones realizadas. Así, la cifra de negocio decreció un 23,9% y el resultado ordinario registró un fuerte incremento, al pasar de unas pérdidas de 955.000 euros a un beneficio de 2,1 millones de euros.