El 61% de los consumidores españoles asegura leer el etiquetado de los productos alimentarios, según indican los resultados del estudio sobre “Etiquetado de alimentos” presentado ayer por la directora general de Industria Agroalimentaria y Alimentación, Almudena Rodríguez, en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

El estudio, que se incluye dentro del informe del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria y se ha llevado a cabo a través de 2.006 entrevistas con consumidores y 100 más con profesionales de la distribución durante el segundo trimestre de 2006, señala que los consumidores con edades entre 36 y 65 años son los que más consultan el etiquetado, sin prácticamente diferencias entre sexos.

Tanto los consumidores como los distribuidores coinciden en considerar que la fecha de caducidad o consumo preferente es la información más importante que aparece en los etiquetados, seguida por las condiciones de conservación y utilización del producto. También el 90% de los consumidores considera que el etiquetado nutricional (información sobre calorías y nutrientes) es importante o útil.

Del estudio se desprende que el consumidor español demanda cada vez más información sobre los ingredientes de los alimentos que consume. Así, el 84,1% prefiere que en la lista de ingredientes de un producto aparezcan todos y no sólo los principales o los que están presentes en mayor cantidad. Sin embargo, el 40,7% de los distribuidores de alimentación considera que el etiquetado contiene demasiada información y que ésta debería reducirse o simplificarse.

Los consumidores españoles no tienen problemas para localizar la información en los etiquetados, ya que valoran este aspecto con un 6,4 sobre 10 y califican con 5,9 puntos la dificultad para entender la información del etiquetado. Un 63,9% de los profesionales de la distribución considera que el consumidor pregunta poco (35,3%) o nada (28,6%) para ampliar o aclarar conceptos y que, cuando se dirige a los empleados, generalmente es para localizar alguna información que no encuentra.