ARAL Digital.- El 64% de los consumidores está preocupado por mantener una alimentación saludable. Este dato, junto con otros, se extrapolan de un informe elaborado por Consumolab, laboratorio de análisis sensorial perteneciente a ainia centro tecnológico, con motivo del Día Mundial del Consumidor. La encuesta online, se ha realizado durante el mes de marzo a consumidores adultos mayores de 25 años.

Según dicha encuesta, los alimentos más consumidos por los consumidores españoles son los productos lácteos (consumidos diariamente por un 84%), seguido de las frutas (consumido diariamente por un 72%), verduras (un 45%) y los cereales (35%).

La carne blanca (77%), seguido del pescado (63%), la pasta (52%), las legumbres (48%) y la carne roja (42%) son productos consumidos varias veces a la semana. Los snacks, la bollería y los refrescos con gas se consumen una vez por semana.

Se vuelve por tanto a una compra tradicional y racional basada en productos típicos de nuestra dieta. Los productos que se consumen con menos frecuencia son las bebidas alcohólicas, los caramelos y los platos preparados.

La frecuencia de consumo de los diferentes alimentos indica que los consumidores españoles se preocupan por su salud y tiene hábitos alimenticios saludables. Así, el estudio desprende que el 70% opina que sus hábitos de alimentación son buenos y un 20% regulares. Concluye como el consumo en el hogar provoca una mejora de los hábitos alimenticios.

De este modo, un 44% sigue siempre una dieta saludable y equilibrada y un 57% considera que su dieta sea baja en grasas, mientras que un 16% no evita ningún alimento, incluso aunque puedan subir el nivel de colesterol. Por otra parte, un 70% considera que es muy importante que su dieta diaria contenga vitaminas y minerales.

El 84% de los encuestados opina que lo más importante es que el establecimiento tenga buenos precios. La variedad de productos es el segundo factor en importancia (59%). En tercer lugar se encuentra la cercanía al domicilio (52%). La variedad de las marcas (para el 35%), las ofertas (20%) y la atención al cliente (18%) son otros de los factores con mayor importancia.

Mientras, el servicio a domicilio (3%), la rapidez a la hora de pagar (6%), que dispongan de parking y el horario (12%) son los factores que menos influyen al elegir un establecimiento de compra.

Entre los aspectos que influyen a la hora de comprar un producto, para el 94% de los consumidores el sabor es el factor más influyente. El precio con el 83% y la fecha de caducidad con un 81% son el segundo y tercer factor con más influencia. A su vez, que el producto esté en oferta (para el 60%), los ingredientes (54%), la información nutricional (53%) o el origen de los alimentos (50%) son otros aspectos a tener en cuenta por los consumidores.

Entre los aspectos con una menor influencia a la hora de comprar un producto alimenticio, se encuentran la publicidad que tiene el producto (12%), el etiquetado y el envase llamativo (16%). Para el 65% de los consumidores adultos encuestados dentro de 15 años les gustaría realizar la compra como hasta ahora. En ese sentido, los consumidores se muestran tradicionales “voy al supermercado, veo los productos, es lo que me gusta y lo compro”. No obstante, hay una tendencia a realizar la compra desde dispositivos electrónicos: para el 20% de los consumidores adultos encuestados les gustaría realizar la compra a través de plataformas on –line (bien a través de Internet desde casa, o bien a través de diferentes dispositivos móviles).

A la pregunta qué alimentos te llevarías (en el supuesto que viajaran a la Luna) para cubrir las necesidades nutricionales, los consumidores eligen por la fruta, carne y verdura. Mientras que para la pregunta, qué alimentos se llevarían por placer, prefieren el chocolate, los snacks y la bollería.