AMDPress.- El gasto total en alimentación en España durante el año 2005 ascendió a 77.810 millones de euros, lo que supuso un 0,8% más que en el año 2004, según los datos facilitados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). El crecimiento viene marcado fundamentalmente por los hogares, que suponen casi el 74%, lo que representa un gasto por persona y año de 1.307 euros.

Los productos frescos han acaparado el 50% del dinero empleado en alimentación. Dentro de estos, la carne sigue siendo el producto con un mayor gasto per cápita en España. Además, la calidad y la comodidad son claves en el consumo de los españoles. De hecho, entre los productos que más ha crecido su venta en 2005 destacan el vino con indicación de calidad, con un incremento del 8,2%; el aceite de oliva virgen, con un aumento del 5,9%; las frutas y hortalizas transformadas, con un 4,2%; y los platos preparados, con un 2,9%.

Ya fuera del hogar, se han gastado en alimentación un total de 20.160 millones de euros durante el año pasado, y el consumo, en este segmento se ha mantenido estable con un aumento del 0,3% respecto a 2004.

Por otra parte, el 80% de los consumidores prefiere comprar en los establecimientos más cercanos a su domicilio y el 86% se muestra partidario de comprar siempre en los mismos sitios. En este sentido, el 58,7% de las personas eligen un establecimiento determinado por su proximidad o cercanía, el 54,2% por la calidad de los productos que ofrecen y el 36,7% por los precios y las ofertas.

En otro orden de cosas, los nuevos canales de distribución cada vez están adquiriendo mayor importancia. Los consumidores que han comprado alguna vez en tiendas delicatessen han crecido desde el 5,9% en 2003 al 17,1% en 2005. También ha aumentado la compra en tiendas 24 horas respecto a 2004. Asimismo, el 3,3% de los consumidores españoles han realizado alguna compra de alimentación a través de Internet.