La cesta de la compra navideña de los españoles es cuanto menos tradicional. En esta época, los consumidores acuden al establecimiento con una lista de la compra muy típica, en la que el marisco se convierte en el principal manjar y también la primera partida de gasto, con 222 millones de euros, según datos de la consultora Nielsen. Tras el marisco, que siempre requiere de cierto esfuerzo económico de las familias, el tradicional turrón es el segundo producto en el que más nos gastamos con 136 millones de euros, y es que los españoles tienen claro que hay determinados caprichos y dulces que no pueden faltar en la mesa durante la Navidad.

Las bebidas también ocupan un lugar destacado dentro de ese top 5 elaborado por Nielsen con los productos en los que más se gastan los españoles durante el navideño mes de diciembre, sobre todo las bebidas alcohólicas de alta graduación, un imprescindible en estas fiestas con el que nos gastamos 117 millones de euros.

Y, si los espirituosos se convierten en el acompañante perfecto para la sobremesa, durante la comida es el turno de los vinos con DO, que le supone en total a los españoles 99 millones de euros, un maridaje perfecto con la carne fresca (vacuno, ovino y caprino), que supone un desembolso este mes de 115 millones de euros.

Los más navideños

La cesta de la compra navideña también se compone de productos que durante el resto del año "casi" desaparecen de nuestras mesas y manteles. El máximo exponente de esta estacionalidad es el turrón, que en diciembre realiza el 61% de todo lo que vende durante el año. Lo mismo sucede con los bombones, que venden este mes el 42% sobre el total anual. Otros productos con fuerte acento navideño son los vinos espumosos, y el jamón ibérico cuyas ventas durante la Navidad representan el 30% y 28%, respectivamente, de todo el año. Los ahumados tampoco se quedan muy atrás pues suponen el 19%.

Según el Retail Analytics Iberia de Nielsen, Asís González de Castejón, "la Navidad trae a nuestras mesas productos que el resto del año consumimos en mucha menor medida. Los tópicos sobre los productos navideños se siguen cumpliendo, somos tradicionales en los menús de estas fechas y preferimos los turrones, los espumosos o el marisco. Son productos que suponen un mayor esfuerzo para nuestros bolsillos, pero este consumidor tan bipolar no duda en incorporar productos de mayor gasto en la cesta de la compra junto con otros más económicos que se pueden asociar más a la típica compra de reposición".