Mejoría. El mercado de quesos en libre servicio y queso fresco envasado está experimentando un cambio en su evolución en los últimos trimestres. Un cambio en positivo que ya se refleja en los datos facilitados por IRI, empresa de información de mercado del sector de retail y FMCG, para el TAM agosto de 2015 cuando el volumen de ventas descendió un -1% (frente al -2% del mismo periodo del año anterior), alcanzando los 345,3 millones de kilos. En cuanto al valor de esas ventas, aumentó un 0,9% (en este caso por debajo del 2,4% registrado un año antes) hasta llegar a los 2.402 millones de euros.

La diferencia entre los resultados en la evolución de cada una de las dos grandes categorías, libre servicio y queso fresco, continuó manteniéndose en el último año. Mientras el libre servicio siguió aumentando su volumen de ventas ( 0,3%, 247,7 millones de kilos) e incrementando su valor ( 1,8%, 1.960,6 millones de euros), la categoría de queso fresco sufrió una nueva caída que llegó al -4,2% en volumen (97,5 millones de kilos) y al -2,8% en valor (441,3 millones de euros), con lo que el descenso acumulado en los tres últimos años supera el 10% tanto en volumen como en valor de ventas.

Al margen de estos datos generales, el mercado de quesos, como se ha comentado, está experimentando en los últimos meses un cambio en su tendencia evolutiva pasando de caminar por terrenos negativos a contener esas caídas y cruzar la línea para comenzar a hacerlo por zonas positivas. Más en el caso de algunos segmentos, como veremos más adelante, y sobre todo en lo que respecta al volumen de ventas, ya que en el apartado de valor se reducen algo los incrementos globales debido a la actividades promocionales que apoyan las marcas de fabricante.

Tendencias de consumo

En cuanto a tendencias de consumo, al igual que ocurre en otras categorías, se detecta una mayor preocupación de los consumidores por poner en práctica una alimentación más saludable, que apunta a productos con mayor contenido en calcio, proteínas… aptos para cualquier miembro del hogar, tanto adultas como seniors o niños, más suaves y cremosos. Asimismo, esas prioridades señalan a productos aptos para su consumo fuera de casa –caso de los snacks para almuerzos, meriendas…- en línea con el estilo de vida actual, y a aquellos que puedan ser complemento de otras preparaciones culinarias –como rulos de cabra o quesos rallados-. En cuanto a los formatos, las cifras indican que el libre servicio cobra ventaja cada vez con más intensidad y también los tamaños familiares debido a que resultan más económicos por una mejor relación precio/cantidad.

En cuanto a la elección del consumidor en el binomio Marca de Distribuidor o Marca de Fabricante, también se comienza a observar un leve regreso hacia estas últimas por parte de algunos compradores que en los últimos años se habían decantado por las MDD debido a la situación económica, entre otros motivos por la reactivación que poco a poco se deja sentir y también por la política promocional de las marcas de fabricante que reducen el diferencial de precio con las distribuidor.

En este sentido, según los datos de IRI para el TAM agosto 2015, la cuota del conjunto de las MDD en quesos de libre servicio se redujo en volumen de un 40,9 a un 39,2% y en valor de un 33 a un 31,3%. Descenso que fue más acusado en categorías como las de Pasta blanda, Peso variable, Especial importación o Emmental / Gruyere. Pero que, sin embargo, tuvo un comportamiento inverso en otras como la de queso Rallado donde la cuota de las MDD en volumen se incrementó de un 51,5 a un 59,3% y en valor de un 46,1 a un 54%. Por su parte, en queso fresco envasado, la cuota de las Marcas de Distribuidor descendió en volumen de un 56 a un 54,3%, perdiendo también valor al pasar de un 43,9 a un 41,6%.

Puede leer el informe de mercado completo en el nº 1628 de la revista ARAL.