ARAL Digital.- El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente junto a las Comunidades Autónomas competentes en el control de la calidad alimentaria intensificarán las actuaciones de control en el sector lácteo. Para ello, se ha puesto en marcha una campaña oficial de inspección de la calidad comercial de la leche de consumo tratada térmicamente, que comenzó el pasado 15 de septiembre y se desarrollará hasta final del año 2012. El objetivo de dicha campaña, acordada con las Comunidades Autónomas en Conferencia Sectorial, es aunar esfuerzos que permitan contribuir a preservar la calidad de la leche de consumo que se comercializa, así como a mantener las condiciones de competencia leal entre los operadores y la confianza en los mercados.

Los controles serán llevados a cabo por las autoridades autonómicas competentes en el Control de la Calidad alimentaria en industrias envasadoras de leche de consumo. Aquellos tendrán por objeto el control del cumplimiento de los requisitos legalmente exigibles de calidad y etiquetado de la leche de consumo tratada térmicamente que se encuentran armonizados en la UE. Para la realización de la campaña se contará con la colaboración del Ministerio, ya que será el Laboratorio Agroalimentario de Santander quien realice los análisis de las muestras suministradas por las Comunidades Autónomas.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha aprobado la extensión de norma en el sector lácteo a través de una orden publicada en el BOE que extiende el acuerdo de la Organización Interprofesional Láctea (INLAC) al conjunto del sector y fija la aportación económica para realizar la implantación, el mantenimiento y la gestión del sistema de contratos lácteos obligatorios, para la optimización del conocimiento y de la transparencia informativa del sector lácteo, y para la potenciación de la calidad e innovación tecnológica en el sector lácteo, en las campañas 2012/2013, 2013/2014 y 2014/2015. El presupuesto total del acuerdo para las tres campañas es de 2.820.000 euros, de los que 2.640.000 euros se destinarán a presupuesto operativo, (1.260.000 euros para gestión de los contratos lácteos; 1.260.000 euros para sistemas de información, y 1.140.000 euros para innovación y desarrollo tecnológico), mientras que los 180.000 euros restantes se dedicarán al presupuesto de gestión del sistema de extensión de normal.