La titular española de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, aprovechó la celebración del Consejo de Ministros de Agricultura, celebrado el pasado 25 de octubre en Luxemburgo, para pedir a la UE que considere crear una norma de etiquetado específica para mejorar la competitividad de los vinos españoles en el mercado nacional e internacional.

En relación a la política de calidad planteada por la Comisión Europea, la ministra considera que la simplificación de las normas actuales sobre etiquetado debe facilitar también que los vinos sin Indicación Geográfica (IG) puedan emplear menciones actualmente limitadas a los vinos que sí la tienen.

En cuanto a la propuesta de la Comisión para que las prácticas autorizadas en la UE para la elaboración del vino sean las ya contrastadas por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), la titular española ha subrayado que, en principio, éstas parecen bien orientadas para facilitar la competitividad del sector. En cambio, sobre el procedimiento de aprobación de estas prácticas, la ministra destacó que resultaría “más práctico y ágil que se realice este procedimiento en un marco de un Comité de Reglamentación, en el que el papel de los Estados miembro esté más reforzado”.

Por otra parte, en cuanto al nuevo reglamento sobre bebidas espirituosas, Espinosa pidió a sus homólogos europeos y a la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, que el texto respete las prácticas tradicionales de elaboración del brandy, pacharán y ronmiel, así como de otras elaboradas por métodos tradicionales de envejecimiento en criaderas y soleras.

En este sentido, la ministra se mostró partidaria de mejorar la propuesta de dicho reglamento relativa a la definición, designación y establecimiento de los etiquetados de las bebidas espirituosas, sector que comercializa anualmente en España 245 millones de litros, con un valor de 3.300 millones de euros. Finalmente, Espinosa solicitó que, en el nuevo reglamento, se incluyan las Indicaciones Geográficas de estos productos en todas las lenguas oficiales de España, incluyendo el gallego, el catalán, el valenciano y el euskera.