Europastry, en su apuesta por el futuro de la alimentación sostenible, está implementando acciones que permitirán transformar el sector de la panadería. Una de estas acciones es el compromiso de utilizar harina 100% sostenible. La implementación de buenas prácticas con los agricultores locales, el uso de semillas certificadas, la reducción del uso de fertilizantes, la rotación de cultivos y la trazabilidad desde el campo a la mesa. Para identificar todos los productos elaborados con estas premisas han creado el sello “Harinas Responsables”. De hecho, a día de hoy se dedican 5.300 hectáreas a este cultivo y tienen el compromiso de que en 2025 sean 20.000.   

Jordi Gallés: “¿Qué dirán de nosotros las próximas generaciones si traspasamos el punto de no retorno cuando aún tenemos los medios para no hacerlo? Junto a nuestros proveedores y clientes queremos liderar este cambio”

Europastry se ha marcado importantes objetivos de cara al año 2021: reducir el 36% de emisiones de nuestra huella de carbonoel 28% del consumo de agua y el 8% de nuestro consumo de gas con respecto a este año.

En palabras de Jordi Gallés, presidente Ejecutivo de Europastry: “Todos los actores dentro de la cadena alimentaria tenemos que colaborar e implicarnos para que el planeta sea habitable para nuestros hijos. ¿Qué dirán de nosotros las próximas generaciones si traspasamos el punto de no retorno cuando aún tenemos los medios para no hacerlo? Junto a nuestros proveedores y clientes queremos liderar este cambio”.

Desde hace años, la empresa busca encontrar soluciones sostenibles.Así fomenta la colaboración entre agricultores, molinos, fabricantes y distribuidores para dar transparencia a todo lo que ocurre entre el campo y la mesa del consumidor. Al trabajar codo con codo con proveedores locales, ya está reduciendo el consecuente impacto ambiental, además del control exhaustivo de la trazabilidad de los productos.

Por otro lado, en Europastry los productos se elaboran con ingredientes de origen 100% natural y con procesos que utilizan energía 100% verde proveniente de fuentes renovables. Gracias a la apuesta por la energía verde en todas las plantas de producción, están evitando la emisión de 50.000 toneladas de CO2 al año.

Finalmente, envasan los productos con packagings reciclables y los distribuyen bajo criterios de sostenibilidad, mediante flotas sostenibles que incluyen bicicletas eléctricas, camiones propulsados por gas natural y mega camiones con mayor capacidad de carga; la optimización de rutas logísticas, la utilización de combustibles menos contaminantes o la intermodalidad.

Cabe destacar que desde hace años la empresa cuenta con varios certificados en materia de sostenibilidad, como por ejemplo el Certificado de Agricultura Ecológica para la gama de productos Bio, o el cacao certificado UTZ que empleamos para rellenos y coberturas.