El Consejo General de Fira de Barcelona ha aprobado un plan estratégico para el periodo 2001-2010, que supondrá el desarrollo de una feria urbana, en un sólo recinto y dos emplazamientos (Monjuïc 1 y Montjuïc2), con una inversión de 291,5 millones de euros (48.500 millones de pesetas) realizada en varias fases.

Este plan pasa por aumentar hasta los 120.000 metros cuadrados Montjuïc 2, lo que situará la superficie de exposición cubierta de Fira de Barcelona en 167.000 metros cuadrados, frente a los 103 que hay cubiertos actualmente. En el presupuesto también se contempla la modernización del Palacio de Congresos de Montjuïc 1 para la realización de actividades paralelas a las ferias, y la reforma del Palacio nº 4, que representará una inversión estimada de 33,05 millones de euros (5.500 millones de pesetas).

Una nueva concepción de Fira de Barcelona, que según la institución ferial, “queda justificada por el impacto económico que genera en su entorno y, que según las cifras del estudio elaborado por KPMG a instancias de la Asociación de Grandes Recintos Feriales Europeos (EMECA), supone 180.000 millones de pesetas. Una creación de riqueza que mantiene 30.590 puestos de trabajo y equivale al 0,95% del PIB total de Catalunya”.