Tras comprar el 60% de la bodega australiana Wingara y constituir una empresa conjunta para producir vino en Uruguay, el grupo Freixenet acaba de crear Viñas del Montsant, sociedad domiciliada en el Priorat y en la que participa junto al ex ministro de Agricultura, Luis Atienza, Josep Puxeu y Antoni Ripoll, propietarios estos últimos de dos fincas de 45 hectáreas en las localidades de Falset y Marçà, integradas en estos momentos en la DO Tarragona, pero que se acogerán a la DO Montsant. Freixenet controla el 50% del capital de la nueva sociedad y el resto se divide a partes iguales entre los tres socios.

Hace cuatro años los cuatro socios se unieron para producir un vino de gama alta en el Priorat, a partir de las variedades de garnacha y cariñena y crearon la sociedad Viticultors del Priorat, participada por Freixenet (en un 35%), Josep Lluís Bonet, presidente de Freixenet, que tiene a título personal (15%), y Ripoll, Atienza y Puxeu, con un 17% cada uno.