La empresa española Green&Great ha lanzado al mercado español de alimentos plant-based (desarrollados a partir de verduras y legumbres y con apariencia de carne) los primeros burritos de No Pollo con sabor a pollo que han sido desarrollados y producidos en España bajo su propia marca. Además, ha incorporado a su catálogo sus propias croquetas 100% vegetales.

El primer Burrito de No Pollo hecho en España por Green&Great es un producto 100% vegetal y saludable, que permite saborear el auténtico sabor tex-mex. En el interior de una tortilla de trigo se combinan ingredientes mediterráneos: aceite de oliva, arroz, aguacate, pimiento asado, tomate y zanahoria. Actualmente, Green&Great comercializa dos variedades de Burritos: el Burrito de NoPollo con Verduras y el Burrito de Black Beans con Guacamole. Su preparación no lleva más de unos pocos minutos: si se desea conseguir un toque crujiente, se pueden hacer al horno (15 minutos-180ºC); en caso de disponer de menos tiempo, basta con introducir en el microondas durante 3 minutos.

Por su parte, las croquetas Green&Great de Boletus Edulis son un producto gourmet 100% vegetal, sin leche ni huevos. En su elaboración se emplean ingredientes de primera calidad que dan como resultado un rebozado fino y crujiente de panko y un interior cremoso y sabroso.

Pioneros en España con Beyond Burger

Green&Great inició hace dos años su andadura en el mercado de los alimentos basados en proteínas animales que imitan a la carne, tras convertirse en la primera empresa española que introdujo en España la famosa hamburguesa vegetal Beyond Burger, producto bandera de la compañía norteamericana Beyond Meat. Desde entonces, la compañía mantiene acuerdos de suministro con más de 400 puntos de venta en España, entre restaurantes, hoteles y tiendas, a los que surte de un catálogo que incluye hamburguesas, salchichas, hotdogs, nuggets, carne picada y atún.

El lanzamiento de los nuevos productos de Green&Great se inscribe en el plan de negocio diseñado por la compañía para ser desarrollado en el horizonte de los próximos cinco años, entre cuyos objetivos figura incorporar hasta los 10 productos propios en su catálogo e iniciar las exportaciones al mercado europeo.

El mercado global de sustitutos cárnicos mueve actualmente alrededor de 5.000 millones de dólares al año, y se prevé que supere los 6.000 en 2023. Además, se calcula que las inversiones recibidas por las empresas de alimentos proteicos que imitan a la carne han ascendido a 16.000 millones de dólares en los últimos 10 años, según datos de The Good Food Institute.