Heineken España, S.A. registró unas pérdidas de cuatro millones de euros (682 millones de pesetas) en el primer semestre de 2001, frente al beneficio neto de 6,3 millones de euros (1.055 millones de pesetas) registrados en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Unos resultados negativos, que según la empresa, obedecen a la amortización del fondo de comercio fruto de la fusión entre El Águila y el Grupo Cruzcampo y a los costes financieros de la adquisición de esta última cervecera. De hecho, el resultado bruto de explotación en estos seis primeros meses del año se ha situado en 73 millones de euros (12.126 millones de pesetas), cifra que supone un 18,66% de su facturación. Mientras que el beneficio neto de explotación, tras la amortización del fondo de comercio, ascendió a 12 millones de euros (2.004 millones de pesetas).