ARAL Digital.- Iberaice, asociación que agrupa a más del 95% de las empresas elaboradoras del sector del cerdo ibérico, ha subrayado su confianza en la buena voluntad del equipo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, tras las reuniones mantenidas con la industria, los productores y las Comunidades Autónomas, para sacar adelante una nueva Norma de Calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos, que confirme el salto cualitativo que prometió el director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, para que la Norma sea lo más amplia posible, sin perjudicar a ninguno de los modelos productivos y ofreciendo un marco normativo apropiado para todo un sector productor e industrial que genera riqueza y empleo en nuestro país.

La Asociación destaca que la voluntad firme del sector es informar de forma completa al consumidor, pero sin confundirle de nuevo (que sería el resultado de introducir hasta nueve denominaciones de venta diferentes, detrayendo la utilización del nombre ‘ibérico’ al 98,6% de los jamones comercializados). Para ello, Iberaice ha propuesto que se incluya en el etiquetado de los productos bajo Norma un cuadro con todas características fundamentales que definan la calidad objetiva del producto, pero en un lugar que no pueda asimilarse a la denominación de venta (evitando así confusión en el consumidor).

Iberaice espera que el resultado final propuesto por el Ministerio sea satisfactorio para el conjunto del sector, y no se defrauden las esperanzas de una amplísima mayoría de los operadores ganaderos e industriales, cediendo a presiones intolerables y privilegiando los intereses específicos de una parte totalmente respetable pero evidentemente minoritaria, y poniendo en serio peligro a la gran mayoría del sector.

En este sentido, Iberaice quiere poner de manifiesto que, durante el largo proceso de gestión de esta nueva Norma de Calidad, ha mantenido y va a seguir manteniendo una posición equilibrada y dialogante, basada en la plena y mayoritaria representatividad de la organización para la defensa de los intereses generales de las industrias elaboradoras del cerdo ibérico, representando a más del 95% de las empresas, de todos los tamaños, orígenes y sensibilidades industriales y territoriales, modelos productivos y orientaciones de negocio.