Innoliva, productora de aceite de oliva virgen extra con sede en Pamplona, ha alertado de la gravedad de las ventas a pérdida, unas prácticas que no solo afectan a agricultores y productores, sino que incluso dañan la imagen de este y genera desconfianza sobre su calidad. El precio habitual del aceite de oliva ronda entre los 3,60 y los 3,70 euros el litro. Sin embargo, no hace mucho que una cadena de supermercados ha comercializado este producto a un precio inferior a 2,20 euros, hecho "inviable" si no se está llevando a cabo una "venta a pérdidas", algo que según la normativa española es totalmente "ilegal".

Una ley impulsada en 2013 por Miguel Arias Cañete, entonces ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, nació precisamente con el objetivo de evitar abusos en este sentido. No obstante, pasarla por alto no siempre está suficientemente penalizado, a juicio de Innoliva. Algunos de los casos más recientes que han salido a la luz apenas han tenido que hacer frente a 3.000 euros de multa.

El motivo de que se sigan dando casos como este es, a juicio de la empresa navarra, que las sanciones impuestas no son suficientes, por lo que pide que se endurezcan

"Se deben endurecer las multas cuando se infringe la ley realizando una venta a pérdidas, ya que estamos viendo que no están siendo efectivas y no están frenando esta práctica. Además, muchas de ellas ni siquiera son publicadas. Como productores de AOVE, no nos lo podemos permitir, y ya no solo por los que formamos parte del sector, sino porque el gran damnificado es el próprio aceite, uno de los buques insignia de la Marca España", aseguran desde Innoliva.

En este sentido, los responsables de la empresa explican que los bajos precios, que no se corresponden con lo que debería ser habitual, ponen en duda la calidad del producto, ya que resulta "imposible" que se consiga vender a ese importe. Los sindicatos de agricultores ya alertaron sobre ello en junio de este año, lo que dio lugar a que se abriera una investigación para analizar si, incluso, se estaba produciendo una adulteración en el aceite de oliva.