AMDPress.- La evolución de la Denominación durante 2001 ha ofrecido un balance muy positivo, en el que destacan el incremento de las ventas en un 38%, la “excelencia” de la cosecha, las normas unánimemente adoptadas para optimizar la calidad, o la aprobación de un plan de promoción más ambicioso, entre otros.

Según la opinión de Ángel de Jaime Baró, presidente del Consejo Regulador de la D. O. Ca. Rioja, “los objetivos propuestos al inicio del año se han alcanzado en un elevado porcentaje, habiendo mejorado de forma notable las perspectivas de nuestra vitivinicultura, todo ello fruto en gran parte de una actuación decidida y eficaz del Consejo Regulador”.