Los Quince rechazaron ayer, en el Consejo de Ministros de Agricultura, la petición de España, Alemania, Francia y Austria de prohibir definitivamente el uso de harinas de carne y hueso en la alimentación del ganado, aunque sí decidió mantener a partir del 1 de julio la prohibición temporal, todavía sin fecha limite.