AMDPress.- La V Semana de la Alimentación (SAL 2003), organizada por IFEMA, que abrió sus puertas el pasado 15 de octubre, registró hasta el 18, día de clausura, más de 20.000 visitantes profesionales del mundo de la alimentación, lo que supone un incremento del 18% en relación con la cifra registrada en la edición celebrada en 2001.

La gran mayoría de los expositores han valorado positivamente la edición de este año, según declararon a ARAL Digital, ya que al tratarse, en muchos casos de empresas de ámbito regional, el encuentro les ha servicio, entre otras cosas, para conocer el mercado madrileño y ampliar sus perspectivas de negocio. En el caso de las empresas madrileñas de tamaño medio, el certamen se ha aprovechado para ponerse en contacto con distribuidoras que les permitirán también ampliar su mercado.

La V edición de la SAL ha contado con la presencia de 485 empresas (213 expositores directos y 272 empresas representadas), que dispusieron de 1.2662,5 m2 netos en los pabellones 5 y 7 de IFEMA.

El tejido empresarial alimentario español ha aprovechado este encuentro para demostrar su decidido esfuerzo innovador y su decidida apuesta por la calidad, con una amplia oferta de alimentos de todo tipo: perecederos, no perecederos, bebidas, etc. Un ejemplo claro se encuentra en el Escaparate de Novedades, organizado por la Asociación Madrileña de Empresarios de Alimentación y Distribución (La Única), y que, en esta ocasión, ha recogido una selección de 118 productos.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Madrid también presentó, en el marco de la SAL, una aplicación electrónica para mejorar la competitividad de las pymes de alimentarción madrileñas. La aplicación incluye datos como el perfil de las compañías del sector y permite determinar las relaciones entre su dimensión, rentabilidad, liquidez, solvencia y eficacia.