Los carniceros de Madrid cifran sus pérdidas desde que se desató la crisis en el sector vacuno por la Encefalopatía Espngiforme Bovina (EEB) en más de 50.000 millones de pesetas, al haberse reducido sus ventas en torno a un 75%. Estas cifras, facilitadas por la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (Copyme), que recientemente ha constituido con el gremio de carniceros una Mesa del Consumo de Carne, ponen de manifiesto las dificultades por las que atraviesa el sector minorista.