Lesaffre Ibérica, filial en España y Portugal de la multinacional Lesaffre, ha inaugurado en Valladolid unas modernas instalaciones para la producción de masas madre, pioneras dentro del grupo francés

Las nuevas instalaciones han supuesto un desembolso inicial de 2 millones de euros y la empresa contempla posibles ampliaciones en los próximos años, en función de la evolución de la demanda. "Mantenemos un alto nivel de inversiones en los últimos años, superior a los 5 millones de euros anuales, en línea con nuestra estrategia de diversificación y crecimiento en España y Portugal", según ha explicado el director general de Lesaffre Ibérica, Luis Ronda, durante la presentación de la nueva apuesta de la compañía en Valladolid.

Con el inicio de la nueva producción de masas madre el grupo francés pretende satisfacer la creciente demanda de este ingrediente por parte de los panaderos de España y Portugal. "La nueva instalación incorpora tecnología de vanguardia y es fruto del conocimiento de los microorganismos y del proceso de fermentación desarrollado por Lesaffre desde sus orígenes en el año 1853", ha indicado Ronda. 

Las nuevas instalaciones han supuesto un desembolso inicial de 2 millones de euros y se contemplan posibles ampliaciones en los próximos años, en función de la evolución de la demanda

La demanda de panes de alta calidad por parte de los consumidores es un reto y una oportunidad para el sector de panificación en la Península Ibérica. Las masas madre producidas en la planta vallisoletana se comercializarán con la marca registrada Livendo y, según ha destacado Luis Ronda, "ofrecen las máximas garantías de calidad y seguridad alimentaria para el panadero y el consumidor". 

De entrada, las masas madre Livendo van destinadas a los profesionales de panadería, aunque la empresa trabaja en el desarrollo de un producto en polvo destinado al consumidor final, para su comercialización en retail. "Hay muy pocas instalaciones de este tipo en el mundo. No es fácil producir una masa madre de calidad, para hacerlo hay que disponer de un gran conocimiento tecnológico de los microorganismos, de las harinas y de los procesos de fermentación", ha subrayado el director general de Lesaffre Ibérica. 

Lesaffre Ibérica dispone de dos centros de producción en España localizados en Valladolid y Barcelona, factura más de 50 millones de euros anuales y emplea a 150 personas. Como referente en el cultivo de levaduras en España y Portugal, la compañía ofrece soluciones innovadoras en los mercados de panificación, nutrición animal, vinificación, cervecería, fertilizantes, farmacia y energía.

Lesaffre es un grupo familiar francés que desarrolla su actividad en el campo de la biotecnología con productos que se comercializan en todo el mundo. El volumen de negocio en 2018 fue de 2.000 millones de euros, con más de 10.500 empleados y 66 plantas de producción en diferentes países.