Los españoles gastamos 10.290 millones de euros en frutas y hortalizas, un 7,3% más que hace un año, según el informe “España, un país de frescos” de Nielsen, presentado en el Congreso Aecoc de Frutas y Hortalizas que se celebra en Valencia.

Un crecimiento que está marcado por el aumento de los precios, que en el caso de la verdura alcanza el 11,9%, mientras que la fruta acaricia el 8% de subida. En ambos casos, ante un mayor precio medio, su consumo se ha visto perjudicado un 2,8% y un 1,6%, respectivamente. No obstante, la subida de precios no se puede atribuir exclusivamente a la inflación, sino que cada vez más los consumidores optan por productos de mayor valor añadido, que tienen un coste algo superior, y en el que están tres grandes ejes: la conveniencia, la salud y el placer.

Es por ello que uno de cada tres euros que ganó el mercado de gran consumo corresponde a estos dos productos frescos, que conjuntamente representan el 13% del gasto de la cesta de compra.

Dentro del amplio abanico de frutas y hortalizas que se pueden encontrar en un establecimiento, aquellos productos asociados con la conveniencia y salud están aportando buena parte del crecimiento al sector. De hecho, hay 26 familias que crecen a doble dígito en hipermercado y supermercado y hay de todo, desde clásicos hasta productos emergentes.

Uno de cada tres euros que ganó el mercado de gran consumo corresponde a estos dos productos frescos, que conjuntamente representan el 13% del gasto de la cesta de compra

Si hablamos de conveniencia, la fruta de IV gama y los frutos del bosque están creciendo por encima del 25%. Y es que la comodidad es responsable del 10% del crecimiento en frutas. Sin olvidar, que hay otras de toda la vida y que son la conveniencia en mayúsculas, como el plátano o la manzana, que aportan cerca de una tercera parte a la subida total de la categoría. Lo mismos sucede con las verduras, pues dos de cada diez euros que ganó la categoría son responsabilidad de las verduras de cuarta gama.

En lo que a salud respecta, este atributo, ya de por sí implícito en toda la fruta, alcanza su máxima expresión en productos como el kiwi o el aguacate, que son responsables entre ambos del 17% del crecimiento que registran las frutas. Sin olvidar el placer, fácilmente localizable en la fresa, la chirimoya, el mango (la fruta de la pasión) o las cerezas. Todas ellas hacen crecer la categoría aportando un 20% del crecimiento.

Según Ricardo Alcón, responsable de Nuevos Negocios de Nielsen, “resulta muy complicado crecer en volumen, con la población estancada y sin más estómagos que llenar. Las categorías de frescos tienen su particular labor de innovación con la inclusión y apuesta de productos de mayor valor añadido que hagan crecer la categoría”.