El gasto de los hogares españoles en productos del mar alcanzó en 2015 los 8.002 millones de euros, según los datos compartidos por el Client Business Partner y experto en distribución de Nielsen, Ignacio Biedma, durante el XVII Congreso Aecoc de Productos del Mar. De este modo, la evolución del gasto de este tipo de productos se mantiene estable respecto al año 2014.

Comparativamente, el tamaño del sector de productos del mar se encuentra ligeramente por detrás del de frutas y verduras, que alcanzó el año 2015 un total de 8.457 millones de euros de gasto; el de productos de carne fresca, con 8.397 millones de euros; y el de bebidas, con 8.122 millones de euros; pero por delante del sector de la perfumería, que obtuvo el año pasado una cifra global de 7.401 millones de euros.

En cuanto a las familias de producto que representan un mayor porcentaje de este gasto, Biedma explica que es el pescado y el marisco fresco el que se sitúa a la cabeza, seguido por las conservas, los congelados, los refrigerados y, finalmente, los ahumados. Aun así, los españoles compraron en el 2015 menos cantidad de pescado fresco perecedero y más del resto de categorías.

Dentro de las cifras totales alcanzadas por el sector de los productos del mar durante 2015, un total de 668.000 toneladas corresponden a pescado y marisco fresco. Y, por categorías, merluza y pescadilla (15,2%), sardinas y boquerones (10,6%), moluscos (9)%) y salmón (8,5%), destacan entre las tipologías de más peso.

Por lo que respecta a conservas de pescado y marisco, los españoles gastaron durante 2015 un total de 1.430 millones de euros, lo que equivale a 163.000 toneladas, mientras los congelados consiguieron 1.189 millones de euros, el equivalente a 153.000 toneladas.

La marca de distribución ha crecido en 2015 un 0,4% respecto al año anterior a pesar de que durante el primer trimestre del 2016 se aprecia una ligera bajada del -0,1%. Dentro de la marca de distribución, las conservas de pescado son la categoría que mayor peso representa, seguidas por el pescado y el marisco congelado, los ahumados y el pescado refrigerado.