Los habitantes de la Comunidad de Madrid consumen menos agua mineral (66,7%) y pan (22,6%) que la media nacional, cada vez adquieren mayor número de platos preparados y, pese a la excesiva ingesta de grasas, consideran que se alimentan de forma sana y equilibrada. La viceconsejera de Calidad Asistencial, Salud Pública y Consumo, Belén Prado, ha dado a conocer estos datos en la presentación del segundo “Diagnóstico de situación de la Alimentación y Nutrición en la Comunidad de Madrid 2006”, que elabora el Observatorio de Alimentación.

“Llama la atención que siete de cada diez madrileños valore su alimentación como saludable, pese a que se consume poca fruta y verdura y un exceso de derivados cárnicos, dulces y bollería, por lo que consideramos que es necesario seguir actuando para modificar progresivamente esa percepción y que se opte realmente por una dieta sana”, ha indicado Prado.

Los madrileños destinan un 16% de su presupuesto a la cesta de la compra, algo menos que la media nacional (19,5%), y emplean la mitad de ese gasto en carne, pescado, frutas y derivados lácteos. Asimismo, el estudio revela que, en los últimos seis años, ha aumentado la compra de frutos secos (87,2%) y platos preparados (76,4%), seguidos de aceitunas, frutas frescas, productos de la pesca y derivados lácteos. Por el contrario, el madrileño ha ido reduciendo la adquisición de vinos, legumbres secas, sidra, pastas, margarina y pan.

Según el informe, la mujer es quien principalmente se encarga de hacer la compra, y elije un establecimiento en función de su proximidad, comprando siempre las mismas marcas en el 79,8% de los casos. Por otra parte, los ciudadanos de la región comen, al menos, tres veces a la semana fuera de casa, en restaurantes o comedores de empresa.

El Diagnóstico incide en el crecimiento vertiginoso de los alimentos funcionales. Concretamente, casi el 90% de la población asegura conocerlos y el 34,4% cree en sus beneficios. Los productos funcionales que predominan son los que contienen esteroles vegetales, ácidos grasos esenciales, probióticos, prebióticos, con soja y enriquecidos. Por otra parte, uno de cada cuatro madrileños manifiesta tener algún problema de salud que condiciona su alimentación. Sólo el 9,9% de los entrevistados admite que debería tomar menos grasa, y el 80% reconoce que no realiza actividad física con regularidad.

Este informe está elaborado por la Dirección General de Salud Pública y Alimentación gracias a distintas fuentes de información y en función de un sondeo sobre los hábitos de alimentación de los madrileños, con objeto de orientar las decisiones e intervenciones en la mejora alimentaria, tal como recoge el Plan Integral de Alimentación y Nutrición de la Comunidad de Madrid, puesto en marcha en 2005.

En el marco de este Plan, la Consejería de Sanidad y Consumo ha desarrollado diversas iniciativas para que los madrileños tengan unos hábitos de alimentación más saludables. Así, durante este año, se han intensificado las acciones para promocionar la dieta sana y equilibrada, mediante la puesta en marcha de diversas campañas de concienciación ciudadana con la colaboración de restaurantes, colegios, oficinas de farmacia de Madrid y sociedades científicas, además de potenciarse las jornadas formativas con los profesionales del sector.