AMDPress.- La Declaración de Santiago de Compostela, firmada hoy en la capital de Galicia en el marco de la VIII Conferencia Iberoamericana de ministros de Agricultura, ha sentado las bases para la futura gestión de la trazabilidad, insistiendo en que deberá aplicarse con transparencia para que no pueda ser utilizada como obstáculo técnico injustificado. La Conferencia ha sido preparatoria de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que acogerá Salamanca en octubre.

El acuerdo propone incorporar en la Declaración de Salamanca la conveniencia de desarrollar e implantar gradualmente en los países iberoamericanos sistemas de trazabilidad y verificación en el sector agroalimentario, reconocidos tanto por los países productores como por los importadores. Además, plantea la necesidad de analizar la viabilidad técnica y económica de cada país, con el propósito de favorecer el comercio internacional mediante el incremento de la confianza de los mercados.

La Declaración de Santiago de Compostela también recoge instar a las administraciones públicas iberoamericanas a establecer procedimientos compatibles, claros, transparentes y graduales de reconocimiento de los sistemas de trazabilidad para evitar que estas exigencias generen consecuencias comerciales negativas. Se buscará también fortalecer, a través de convenios de colaboración, intercambios de información, experiencias y asesoramiento técnico para avanzar en el diseño e implantación de la trazabilidad en aquellos sectores o países que lo precisen.