Aral Digital.- El grupo de alimentación Nestlé ha invertido 195 millones de euros en la ampliación de una planta de café soluble situada en Rusia. En concreto, la fábrica se encuentra en la región de Krasnodar, en la ciudad de Timashevsk, y supone la instalación europea dedicada al café soluble más grande de la compañía.

Asimismo, este proyecto representa la inversión más alta realizada en Rusia por la multinacional hasta el momento. La planta emplea tecnología avanzada en materia de liofilización para elaborar productos de la marca 'Nescafé', que serán comercializados en el mercado ruso y también serán exportados a otros países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Con esta ampliación Nestlé ha equipado la planta de Timashevsk con las herramientas necesarias para producir 'Nescafé Gold', 'Nescafé Gold Mild', 'Nescafé Gold Strong' y 'Nescafé Montego'. La fábrica emplea a 1.200 trabajadores y lleva elaborando café 'Nescafé Classic' desde su inauguración, allá por el año 2005.

Paul Bulcke, CEO de Nestlé, ha asegurado que “estas instalaciones son un ejemplo perfecto de nuestro compromiso a largo plazo con Rusia y sus consumidores. En este sentido, hemos invertido más de 730 millones de euros en plantas de producción y distribución en Rusia en los últimos 15 años”, ha puntualizado Bulcke.

La compañía lleva comercializando sus productos en Rusia durante 140 años. Las marcas que distribuye Nestlé en el país incluyen 'Comilfo', 'Nescafé', 'Mega', 'Maggi', 'Perrier' y 'Purina'. En la actualidad, Nestlé Rusia emplea a más de 10.000 personas y gestiona 12 plantas de producción, 10 oficinas de ventas y 10 centros de distribución.