AMDPress.- La planta que el Grupo Leche Pascual tiene en la localidad barcelonesa de Gurb acaba de cumplir un año de actividad. Durante este año, su capacidad de procesado de leche ha alcanzado los 180.000 litros diarios, aunque se espera alcanzar la cifra de 240.000 al cabo de otros doce meses. Esta previsión de aumento de la producción ha requerido una inversión de 12 millones de euros, que se suman a los 60 iniciales, lo que ha supuesto también duplicar el número de empleados hasta alcanzar el centenar.

Por otra parte, el grupo ha instalado en esta planta barcelonesa la tecnología necesaria para envasar leche en botella de PET. Dicho procedimiento ha supuesto una inversión de 13 millones de euros y ya se utiliza desde hace unos meses en la planta de Leche Frixia que Leche Pascual tiene en Cantabria. De esta forma, se puede envasar leche uperisada de forma aséptica, al mismo tiempo que se da forma a la botella.

La utilización de este nuevo formato, además, forma parte de la política de desarrollo sostenible y respeto medioambiental de Leche Pascual, pues el reciclado y tratamiento de los residuos de plástico PET resultan mucho menos agresivos para el medio ambiente que en el caso de los de polietileno. También en la planta de Gurb, la compañía dispone de una depuradora de aguas residuales con capacidad para tratar diariamente 2,4 millones de litros y una planta de cogeneración de energía que comenzará a funcionar en los próximos meses.

El Grupo Leche Pascual, empresa familiar 100% española, inició su andadura en 1969 y cuenta ya con una gama de más de 300 productos, 22 plantas y más de 4.400 empleados. Su principal actividad es la preparación y envasado de leche, yogures y otros derivados lácteos, zumos, agua mineral, bebidas y otros productos a base de soja, cereales de desayuno, refrescos, huevo líquido ultra-pasteurizado, tortillas y piensos compuestos para animales de compañía y ganado.