El grupo gallego Pescanova ha dado un paso más en sus relaciones con el Gobierno de Cuba. La empresa española ha suscrito un acuerdo con la firma estatal cubana Caribex para la comercialización en exclusiva durante los próximos 30 años del langostino de acuicultura de Cuba. La previsiones de ventas de este producto para los próximos cuatro o cinco años son de hasta 20.000 millones de pesetas.