La multinacional de origen belga líder en soluciones de materias primas de panadería, pastelería y chocolate, Puratos ha invertido tres millones de euros en una nueva línea de masas madre en la sede que la compañía tiene en Sils, Girona.

La entrada en funcionamiento de esta ampliación en fábrica permite que Puratos Iberia doble su producción de masas madre hasta alcanzar las 9.000 toneladas anuales, a la vez que consolida su posicionamiento como experto en fermentación. Con la ampliación de la línea, la compañía puede ofrecer nuevos formatos de Masas madre activas, a la vez que presenta Sapore Matrum, su primera masa madre activa para el canal artesano, que se añade a esta categoría de productos que la compañía ya elaboraba y distribuía para industria previamente.

Durante más de 60 años, Puratos ha trabajado para mejorar la calidad del pan. En este sentido, la compañía ha sido pionera en la mejora de la producción de pan y, en concreto, del conocimiento de los procesos de fermentación. Buena muestra de ello son todas las soluciones que ha desarrollado en base a dar respuesta a los tres grandes pilares del consumidor: el sabor, con tecnologías en Masa Madre; la textura, gracias a la nueva categoría de mejorantes enzimáticos inspirados en la naturaleza, y la salud, ofreciendo productos con gramos y semillas. Además, dispone de la única Biblioteca de Masas Madre del mundo, que está dedicada a salvaguardar y estudiar la biodiversidad de las Masas Madre.

Después de la inversión de tres millones de euros realizada en la planta de Sils, Puratos ha ampliado su línea de Masas Madre activas, contribuyendo al desarrollo de este producto, tanto al canal industrial como el artesano. Ahora la compañía ofrece más soporte y nuevos envases a clientes industriales, a la vez que lanza Sapore Matrum, la primera Masa madre activa para el artesano. Con este último producto, Puratos da respuesta a una necesidad del mercado tras la entrada en vigor del RD 308/2019 de la Norma de calidad del pan.