La planta de Vicky Foods en Villalonga cuenta ya con su instalación fotovoltaica. En concreto, se han instalado más de 1.500 placas solares que tienen una capacidad de generación de 990.575 kWh/anuales y evitarán la emisión a la atmósfera de cerca de 400 toneladas de dióxido de carbono al año.

Así, Vicky Foods continúa con el plan fotovoltaico que comenzó a finales de 2020 con la inauguración del primer sistema de autoconsumo en su granja ovoproductora y al que han seguido, a lo largo de este 2021, siete de sus delegaciones. El conjunto de todas las instalaciones mencionadas comprende más de 2.900 paneles solares que generan juntos cerca de 1,6 megavatios anuales y reducen la emisión de cerca de 700 toneladas de CO2. La política de instalación de plantas de energía solar de Vicky Foods se extenderá durante los próximos dos años y está previsto que alcance a la mayoría de sus instalaciones productivas en España.

Este proyecto se enmarca en la estrategia de sostenibilidad de la compañía y significa un paso más en su compromiso por disminuir su dependencia de la energía eléctrica de generación convencional. Una transición hacia un modelo productivo que mejora la competitividad y ayuda a reducir la huella de CO2. 

La iniciativa del grupo contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible números 7 y 13. Para ello, además de la apuesta por energías renovables, está desarrollando actuaciones destinadas a disminuir el consumo de electricidad, gas natural y combustibles en transporte. Todas estas acciones ayudan a conseguir el objetivo que se ha marcado la compañía para este 2021 de reducir su huella de carbono en un 5%.