Destilerías Tavasa ha inaugurado una oficina propia en China, para facilitar la introducción de sus productos en el país asiático. Desde su sede en Shanghai también se coordinarán los esfuerzos de la firma en los demás mercados de la zona, actuando la misma como oficina de representación para todo el Sudeste Asiático.

El establecimiento en China es uno de los hitos del plan de crecimiento internacional que esta compañía familiar de Toledo está implementando desde hace varios años.

"China será la piedra angular de nuestra expansión a medio y largo plazo, al tratarse de un mercado muy importante, tanto por su volumen, como por el aumento del poder adquisitivo de su población, que ha propiciado un incremento exponencial en el consumo de diversos bienes, entre ellos, de bebidas alcohólicas", asegura Hugo Tarifa de Vicente, director comercial de Destilerías Tavasa.

En el país asiático, Destilerías Tavasa tendrá que competir con los fabricantes locales y también con un creciente número de grandes marcas internacionales. "Nuestros primeros esfuerzos se están centrando en la promoción de nuestras marcas en grandes ciudades, como Shanghai, Xi'an, Nanjing, etc., donde existe una creciente masa de población con un nivel adquisitivo medio-alto, que demanda productos extranjeros", explica el máximo responsable de la firma en China.

Las primeras operaciones de la empresa en el país asiático se están llevando a cabo vía acuerdos con grandes distribuidores e importadores. En una segunda fase, la organización también pretende abordar el mercado de la distribución local.

El equipo de la nueva oficina en Shanghai ya está poniendo en marcha un ambicioso plan promocional, que abarca tanto la gestión directa con los clientes, como la asistencia a varias ferias nacionales e internacionales de la región.