2015 fue un año complejo para el conjunto del sector lácteo. El final de las cuotas lácteas en la Unión Europea en el mes de abril supuso un incremento de la producción y una continuidad en el descenso de los precios de las materias primas. Frente al descenso del 4,1% volumen de ventas registradas en 2014, aunque con un mantenimiento en valor ( 0,1%), le siguió un ejercicio en el que la categoría volvió a perder cerca de 80.000 toneladas en volumen y un -4,4% de su valor (pasando de 2.109,8 a 2.017,6 millones de euros), de acuerdo con los datos facilitados por IRI. Frente a esta caída de la leche, las bebidas vegetales siguen su tendencia ascendente, con incrementos en volumen del 15,8% y del 19,5% en valor.

En su conjunto, el mercado de leche y bebidas vegetales recortó un -1,9% su volumen de ventas (de 2.867,9 a 2.812 millones de litros) y su valor un -2,7% (hasta fijarlo en los 2.206,9 millones de euros). Este retroceso hay que adjudicárselo en su integridad a la categoría de leche que, como un año atrás, volvió a sufrir un descenso en el volumen de sus ventas –en esta ocasión de un -2,8%- del orden de 96.000 toneladas, mientras que el valor de la categoría retrocedió un -4,4% (casi 100 millones de euros).

Caída en valor que estuvo motivada por el fin de las cuotas lácteas de la Unión Europea en el mes de abril y el consiguiente incremento de la producción -lo que motivó una presión a la baja en el precio de las materias primas iniciada unos meses antes- más que en la etiqueta de "producto reclamo" (no fue una de las categorías más promocionadas durante el pasado ejercicio, incluso se situó por debajo de la cifra global del 19,6%, según InfoScanCensus Total España 2015, elaborado por IRI).

Un 34% de los españoles no digiere correctamente la lactosa

Pese a ser uno de los motivos, también hay otros que lo fundamentan. Por un lado, la caída de la demanda, del consumo de leche en España. En quince años se ha pasado de los casi 100 litros per cápita a los 72,2 litros (TAM octubre 2015, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente). Y por otro, el cada vez mayor peso que están obteniendo en el mercado las bebidas vegetales. Está claro que, además de la reducción de la población, lo que está presionando a la baja en el consumo per cápita de leche es el cambio de hábitos del consumidor hacia productos más enfocados al factor salud.

No hay que olvidar que alrededor de un 34% de los españoles no digiere correctamente la lactosa, según las estimaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Este hecho, si bien ha desviado el consumo hacia un segmento como el de leches sin lactosa, también lo ha hecho hacia otra categoría como es el de las bebidas vegetales que en el periodo analizado (TAM octubre de 2015) incrementaron su volumen de ventas en un 15,8% (más de 20 millones de litros) y su valor en un 19,5% (más de 30 millones de euros), porcentajes que hay que añadir a los conseguidos en el ejercicio anterior (14,8% en valor y 11,3% en volumen).

Este trasvase en el consumo hacia otros segmentos dentro de la categoría de leche y la pérdida de ventas en favor de las bebidas vegetales (ambas amparadas bajo el factor "salud"), así como la ganancia de cuota de mercado por parte de las marcas de fabricante frente a las de distribuidor (que retroceden un punto tanto en volumen como en valor), serán las tendencias que seguirá el mercado en los próximos tiempos.

27 litros menos per cápita

El descenso en el consumo de leche es una tendencia continua desde principios de siglo. En el año 2000, según datos de InLac y Magrama, se consumieron un total de 99,93 litros per cápita. Con la única excepción de 2013 (cuando repuntó en casi dos litros), ese goteo a la baja ha sido continuo en los últimos 15 años, hasta situarse en 2015 (con datos para el TAM octubre de 2015) en los 72,2 litros anuales. Aparte del descenso motivado por la caída de la población española en los últimos años, el factor fundamental ha sido el cambio de hábitos del consumidor.

Para el TAM octubre de 2015 los datos facilitados por IRI, señalan un descenso en el volumen total de ventas de la categoría de un -2,7%, mientras que la pérdida en valor ascendió al -4,4%. El conjunto de las MDD aglutinaron el 50,3% del valor total de ventas (un punto porcentual menos que en el mismo periodo del año anterior) y el 59,5% del volumen (1,2 puntos menos). Capsa se colocó en segundo lugar con el 14,9 y el 13,5% (cinco décimas más en valor y 1,2 puntos en volumen), seguido de Lactalis con el 12,3 y el 9%. Leche Pascual cerró los cuatro primeros puestos con el 10,9% del valor y el 7,7% del volumen de ventas.

El segmento de leche clásica (el principal de la categoría con el 73,4% del volumen de ventas y el 63,5% del valor) fue el que arrastró al conjunto al experimentar un recorte del -4,1% en volumen (pasando de 2.154,6 a 2.065,7 millones de litros) y del -6,5% en valor (de 1.500 a 1.402 millones de euros). Todos los subsegmentos de leche clásica se movieron en parámetros negativos, especialmente la leche clásica entera que retrocedió un -7,9% en valor (de 509,6 a 469,4 millones de euros) y un -5,5% en volumen (40 millones de litros menos, hasta los 693,6). Por su parte, el subsegmento de leche clásica semidesnatada (que concentra las mayores ventas del segmento) perdió un -5,1% de su valor (32 millones de euros) y recortó su volumen de ventas en un -2,8% (hasta los 919 millones de litros). Las ventas de leche clásica desnatada, por último, descendieron un -7% en valor y un -4,7% en volumen.

Puede leer el informe de mercado completo en el nº 1629 de la revista ARAL.