Ante algunas informaciones publicadas recientemente, la Asociación de Latas de Bebidas asegura taxativamente que en España todas las latas de bebidas que se depositan en el contenedor amarillo, aplastadas o no por el ciudadano, son recicladas. Conviene recordar que según los estudios realizados, el espacio dedicado en el hogar para la separación de residuos es uno de los elementos más mencionados por la gente que aún no recicla, por lo que aplastando los envases vacíos se reduce esta pega y se favorece su reciclado eficiente.

Juan Ramón Meléndez, director de la Asociación de Latas de Bebidas explica que "en España depositarlas en el contenedor amarillo asegura su reciclado, tanto si están aplastadas como si no. De hecho, aplastar las latas de bebidas facilita al ciudadano la separación y almacenamiento en el hogar al optimizar el espacio y hacer más cómodo su traslado hasta el contenedor amarillo. El camión municipal de recogida del contenedor amarillo las llevará a una planta de selección de envases. Allí serán clasificadas en balas de acero o de aluminio que posteriormente se transportarán a los hornos de fusión para producir todo tipo de nuevos productos y envases metálicos, ahorrando energía, creando empleo verde y constituyendo un ejemplo de economía circular. Por tanto, que las latas de bebidas estén intactas o aplastadas es absolutamente irrelevante para poder reciclar el 100 por 100 del metal, durante infinitos ciclos".