Este fin de semana se ha celebrado en la Casa de Campo de Madrid el Oreo Festival, un evento de ocio familiar que ha animado a las familias a dejar la tecnología por un rato y disfrutar jugando padres e hijos. El Oreo Festival ha conseguido reunir a 2.500 personasque se han acercado hasta al espacio para disfrutar de las distintas actividades.

El festival ha sido la respuesta de Oreo a los resultados del estudio "Hábitos de Ocio Familiar desde la Irrupción de las Nuevas Tecnologías" elaborado por Ipsos para Oreo, del que se extrae que a seis de cada diez padres les gustaría pasar más tiempo con sus hijos, teniendo en cuenta que las jornadas laborales son de ocho o más horas.

A seis de cada diez padres les gustaría pasar más tiempo con sus hijos

"Con esta iniciativa hemos querido ayudar a las familias a tener un momento de ocio y de encuentro juntos deshaciéndose de los teléfonos y los aparatos multimedia para pasar unas horas de auténtica diversión", ha destacado afirma Álvaro Antúnez, brand manager de Oreo en Mondelez.

El Oreo Festival ha querido dejar de lado por un día la tecnología para que las familias hayan compartido actividades en una jornada de llena de juegos replicados en la vida real o talleres de expresión artística. Entre los juegos que se han visto replicados en el Satélite Madrid Arena se encuentran Pipa Oreo (un futbolín a tamaño real para padres e hijos), Hungry Oreo (tirachinas gigantes con galletas Oreo), Oreo Karts o una piscina de bolas blancas, desde una perspectiva diferente.

Asimismo, también se han podido ver talleres de pinta caras, talleres de personalización de emoticonos, talleres de cocina y reciclaje, además de clases en directo de zumba. Una fiesta a la que no le ha faltado ni la piñata, los animadores y, por supuesto, la música. Además, para todos aquellos padres e hijos que han querido descansar y recargar las pilas para seguir jugando, la zona contaba con un espacio outdoor con foodtrucks de comidas y bebidas.

El evento, que estaba abierto al público gratuitamente, ha sido un éxito, tal y como destaca Antúnez, "hemos visto a padres e hijos disfrutar y pasar buenos momentos juntos sin la necesidad de utilizar móviles, consolas o cualquier dispositivo electrónico, algo que es una satisfacción para nosotros, ya que partíamos de esa premisa: desconectar para poder disfrutar jugando en familia y sacar nuestro lado más lúdico juntos".