El diferencial entre las marcas de fabricante y las de la distribución se está acercando, lo que supone que las marcas de la distribución son cada vez más caras y las marcas de fabricante, más baratas. Ello es consecuencia de la contención de precios que viene dándose a lo largo de 2013 en el sector del gran consumo, según Kantar Worldpanel. Este sector ha frenado ligeramente el crecimiento que venía acumulando desde enero y apenas ha crecido en abril un 0,9% en volumen, mientras que se mantiene el valor generado por estas compras respecto al mismo mes de 2012 (-0,1%), lo que significa que se ha reducido el precio pagado por productos de alimentación, droguería, perfumería, petfood y alimentación infantil.

Según César Valencoso, Consumer Insights Consulting director de Kantar Worldpanel, “aunque la inflación en alimentación se mantiene en el 2,6%, el consumidor sigue encontrando fórmulas para pagar menos por sus compras. A esto hay que sumar una contención de precios por parte de la industria, especialmente en marcas de fabricante”. Sin embargo, España continúa siendo uno de los países con las mayores diferencias de precios entre ambos tipos de marcas, por encima de Francia, Alemania o Reino Unido. Este diferencial ayuda a las ventas de la marcas de la distribución, que alcanzan una cifra récord hasta abril del 34,1%, casi dos puntos más que en los mismos cuatro meses de 2012 (32,2%). El canal precio, por su parte, continúa dinamizando el mercado y recibe casi 4 de cada 10 euros gastados en gran consumo, crecimiento que está liderado por Mercadona ( 6,9%), Dia ( 5,5%) y Lidl ( 4,4%).