Las bebidas alcohólicas, los embutidos, los snacks y las conservas son los cuatro productos de alimentación más hurtados, según el estudio "La pérdida en la distribución comercial 2018" de Aecoc y EY, presentado en el marco del 21º Congreso Aecoc de Prevención de la Pérdida, en el que más de 150 profesionales de las áreas de seguridad y prevención de la pérdida de las principales compañías del país pudieron analizar este problema.

En concreto, el 93% de las empresas consultadas menciona las bebidas alcohólicas como productos que sufren robos dentro de su organización; el 80%, la charcutería; mientras que snacks y conservas está presente en las respuestas del 40% de las empresas.

Este problema generó el pasado año unas pérdidas de 1.799 millones de euros al sector, entre hurtos comerciales y errores administrativos. Esta cantidad representa el 0,81% de sus ventas.

La mayoría de las empresas considera que los incidentes violentos se mantuvieron igual respecto al año anterior

De estos casi 1.800 millones de euros de pérdida, el 58% corresponde a hurtos externos – aquellos realizados por personas ajenas a la empresa-, mientras que el 20% se atribuye a hurtos internos - aquellos realizados por parte de empleados directos de la propia organización o personas relacionadas laboralmente con la empresa-. Así, en total, los hurtos comerciales fueron responsables del 78% de la pérdida desconocida sufrida por las empresas el año pasado.

El otro 22% de la pérdida desconocida total se produjo debido a errores de gestión. De ellos, los más frecuentes se derivan de los procesos de preparación y entrega de la documentación correspondiente, seguidos por los errores en la fijación de precios.

La mayoría de las empresas considera que los incidentes violentos se mantuvieron igual respecto al año anterior. Aun así, el estudio ha detectado un aumento del hurto realizado por bandas organizadas, considerando el 43% de las empresas que ha sido mayor.

La Secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, anunció en el encuentro que su Gobierno ha tomado de manos de sus antecesores el proyecto de denuncias "in situ" como una prioridad y que, de hecho, ya está desarrollando el dispositivo que tiene que permitir a las empresas cursar las denuncias de hurto comercial con la máxima agilidad y desde el propio punto de venta.

La Secretaria, que ha indicado que en el primer trimestre de 2019 podrán arrancarse los primeros pilotos con Policía Nacional y Guardia Civil, considera que es "imprescindible" trabajar desde la prevención. Con ese objetivo ha destacado la importancia de la colaboración público-privada y de los diferentes cuerpos policiales. Ana María Botella ha afirmado que en materia de seguridad "el Gobierno está al servicio del tejido empresarial porque está al servicio de la ciudadanía".